miércoles, 16 de julio de 2008

Qué consecuencias trae el atraso tecnológico en el desarrollo social del país?

Existe un creciente nivel de consenso entre los especialistas, de que la capacidad de competir de los países en los mercados internacionales esta basada cada vez más, en el talento empresarial para incorporar progreso técnico en los sistemas productivos de bienes y servicios. Esto es a lo que se le denomina competitividad sistémica o estructural. Esta es una gran debilidad de Nicaragua en particular y de Latinoamérica en general.


Esto, en realidad no es un asunto nuevo. Diversos analistas vienen afirmando desde hace tiempo que, si se revisa la historia latinoamericana el atraso observable en los niveles de desarrollo de la variable ciencia y tecnología en casi todos los países que la integran, ha sido un elemento determinante del nivel de dependencia de sus economías. En otras palabras, es una forma de medir el grado de subdesarrollo de los países.


Las desventajas en cuanto a capacidad tecnológica de las economías de los países subdesarrollados, tanto en equipamientos como en procesos, constituyen uno de los mayores obstáculos para alcanzar niveles aceptables de competitividad, tal como los mismos agentes económicos de esos países reconocen.


En el mundo interconectado de hoy, el potencial para la competitividad sostenida de los países y el crecimiento depende cada vez más de la capacidad y de la propensión de gobiernos y de la sociedad civil por igualdad de integrar conocimiento en los procesos de producción y en vida diaria. Particularmente, la información y las tecnologías de la telecomunicación parecen haberse convertido en el motor de vapor de nuestro tiempo, la “tecnología de uso general” capaz de transformar procesos de producción a través de sectores y de industrias y de alzar la productividad por lo tanto contribuyendo a una parte substancial de las tasas de crecimiento totales de los países.


En este sentido, las TIC’s se convierte en una herramienta esencial para los países y los stakeholders nacionales para asegurar niveles continuados de la prosperidad para su gente, con independencia de sus niveles de desarrollo. Esto también explica porqué la digitalización divide características tan prominente en la discusión internacional como uno de los impedimientos más grandes al desarrollo y como desafío importante para la comunidad internacional para el futuro cercano.


Se aprecia claramente que los países más agresivos en el campo del comercio internacional tienen mayor capacidad para copar los mercados regionales. Sus grandes empresas transnacionales y grupos de inversores manejan las riendas de los sectores de actividad completos en muchos países, la mayoría de los cuales son claves para la producción.


Por tanto, la falta de tecnologías necesarias para el avance de la producción estanca al país en el subdesarrollo y lo vuelve incapaz de competir con las diferentes naciones en el sector comercial.